Técnicas del carboncillo

El carboncillo permite la realización de una extensa gama de tonos que abarcan desde los mas sutiles grises a los negros mas profundos. Proveniente de la madera carbonizado del bonetero, su polvo es muy inestable; esto representa una gran cualidad, es muy fácilmente manipulable y permite la realización de degradados tonales con un simple frotado de dedo, trapo o difumino.

La técnica del carboncillo puede llegar a ser muy amplia y recopila gran parte del resto de las técnicas de dibujo.

El carboncillo y sus derivados

tecnicas-del-carboncillo

El carboncillo fue el primer medio con el que el hombre comenzó a dibujar. A lo largo de la historia se ha ido adaptando a los diferentes estilos sin más proceso evolutivo que el aportado en la técnica a la hora de su uso por los diferentes artistas.

Hasta el siglo XVI no se descubrió el fijador; este sencillo avance técnico supuso que el carboncillo dejara de ser un medio dibujantico efímero, para consolidarse, a manos de maestros como Tinterito o Tiziano, como uno de los medios de dibujo más nobles.

En la actualidad el carboncillo continúa siendo el principal medio de estudio en las escuelas de Bellas Artes,
Pero, paralelamente a este medio, existen también otros sistemas de dibujo compatibles con esta técnica; entre ellos están la sanguina y los lápices de carbón.

El reparto de los pesos en el dibujo

En un cuadro, el equilibrio se observa a partir de la disposición de los diferentes elementos que lo componen, pero no necesariamente son únicamente elementos compositivos los objetos del modelo.

En el dibujo realizado con variedades tonales, las masas de sombra también ejercen un peso visual que se puede contrarrestar a partir de la apertura de blancos.

Los pesos en el dibujo se entienden a partir del juego de equilibrios entre las masas de sombra y las de las luces; de hecho pueden establecerse una serie de líneas imaginarias o esquemas que indican el reparto de masas en un dibujo determinado.

La composición, a partir de las masas de grises en los dibujos con un gran sentido de la valoración tonal, se compensa con puntos de luz situados de manera que se equilibren los pesos luminosos de la composición.

Retrato técnica

El retrato es a menudo uno de los principales motivos de dibujo; de hecho pocos artistas se han resistido en algún momento a realizar un retrato con tan solo un lápiz y un papel, Captar el rostro y la personalidad del retratado requiere un completo conocimiento de la técnica del dibujo y de la representación de los rasgos en proporción de unos con otros.

De todas maneras, no se puede hablar de un único sistema de trabajo a la hora de plantear retrato; existen retratos de marcado carácter académico y otros libres y espontáneos, con el denominador común de que tanto un estilo como otro se sirven del dibujo como base.

Estudio de las formas

retrato-tecnica

El retrato atiende a unas medidas determinadas como aproximación al encaje en el papel. Al igual que cualquier cuestión que se represente, el rostro, del mismo modo que los rasgos o la forma de la cabeza o el tronco, se puede llegar a entender como una combinación de formas geométricas, a través de las cuales se concreta una síntesis sobre el papel.

Las formas esenciales son siempre las mismas: un ovalo, un cono, un cilindro y un cubo. A partir de dichas formas, los rasgos se han de situar y concretar, dependiendo el parecido de la capacidad de observación y del oficio del artista.

Aplicación de tramas y degradados

La aplicación de las distintas formas de trazado, permite la creación de planos diferentes en el dibujo; basta la realización de un dibujo sencillo para poder, plantear un buen número de grises con tan solo seguir la dirección del piano de cada uno de los diferentes objetos del modelo.

Aplicación de tramas y degradados

Aplicación de tramas y degradados

Para plantear una trama a partir de líneas paralelas con degradado en las sombras, primero se realiza el dibujo a lápiz, con el planteamiento de las sombras principales perfectamente definidas; seguidamente se trazan finas líneas paralelas en toda la superficie del dibujo sin ningún tipo de engrosamiento, y, por ultimo, se engrosan las líneas tan solo sobre aquellas zonas que estén sombreadas… únicamente restara borrar el lápiz cuando la tinta se haya secado.

Técnicas de reserva: goma liquida

La goma liquida es el mejor método para la realización de reservas sobre blanco. Esta goma se comercializa en los establecimientos de Bellas Artes, su función es básicamente la de realizar reservas en las zonas donde se aplique mediante pincel.

goma-liquida

La aplicación de este tipo de goma es muy sencilla; tras plantear el dibujo, se pondrá goma de reserva en las zonas en las cuales no interesa que la tinta penetre; la goma se seca a los pocos minutos y la superficie del papel ya se podrá pintar tranquilamente sin peligro de que la zona reservada se manche.

Cuando ya se haya secado la aguada o la tinta, se podrá retirar la goma de reserva con ayuda de una goma de crepe o bien con los dedos, pues forma una película removible.

Superposición de planos

Con el rotulador se pueden plantear superposiciones de color a modo de planos, de una gran transparencia. El rotulador se puede aplicar como si se tratara de filtros de color que se superponen a los colores inferiores con el efecto cromático que ello conlleva.

La superposición de planos produce una adición del color añadido sobre los planos de color inferiores, por ello se debe repasar la teoría del color para tener en cuenta cómo reaccionan los colores al mezclarse unos con otros.

superposicion-de-planos

Para conseguir por medio del rotulador un plano continúo sin cambios tonales, el plano se debe pintar a base de trazos o franjas uniformes, paralelas y superpuestas; de esta forma se pueden pintar los colores base y, una vez secos estos, superponer el color deseado, igualmente con trazos paralelos y superpuestos.

Volúmenes y luces

Para la realización del volumen y de las luces se puede partir incluso de un dibujo realizado con anterioridad, para de este modo apreciar las diferencias de los cambios de tonalidad en los realces.

En este caso se va a reelaborar un dibujo hecho con sanguina natural, partiendo de entrada de un aumento en la valoración de las zonas más oscuras, como pueden ser el pelo y las sombras, pero advirtiendo que el trazado de las nuevas líneas debe ser envolvente, siguiendo las formas de la anatomía.

Las luces se insumían a partir de la situación de las sombras, las cuales actuaran por contraste con respecto a las zonas más claras.

volumenes-y-luces

Los brillos en la piel se reafirman abriendo blancos con la goma de borrar, igualmente modelando las formas y respetando aquellas zonas anatómicas que generen sombras. Por ultimo, los contrastes máximos se pueden llegar a perfilar con un lápiz sanguina oscura degradando la sombra con suavidad, siguiendo la forma del plano anatómico.

Trazo y mancha en medios secos o grasos

El dibujo se pone de manifiesto sobre el papel a partir de las líneas que lo conforman, siendo estas las que componen la estructura en la construcción del mismo. Existen muchas formas de plantear el tipo de trazo y de línea, según la intención que se pretenda imprimir en el trabajo dibujantico.

Cada uno de los diferentes medios que se utilicen en la elaboración del dibujo permite plantear un tipo de línea y trazo diferentes: regular, con variantes de presión sobre el papel, intenso o delicado… todo dependen del medio y de la intención.

El papel y el medio de dibujo

trazo-y-mancha

El dibujo no se puede comprender como el simple hecho de la aplicación de un trazo, sin más. Como es lógico, requiere un soporte; y el mismo medio (carbón, grafito, sanguina o lápiz) resultara diferente en cada soporte.

Por ello el papel puede presentarse en muchas y diferentes calidades, que varían según el grosor y densidad (gramaje), el encolado de su superficie (permitiendo una mayor o menor absorción del medio dibujantico), o de la textura que presente el papel, (ya que este puede tener un grano marcado o bien presentar una superficie lisa y satinada).

El medio graso y el medio seco

EI dibujo se puede plantear siempre partiendo del conocimiento y posibilidades del medio utilizado; de manera que el trazo o la mancha que se aplique, se realice con conocimiento de los límites, tanto de tonalidad, como de posibilidades de fusión o valoración.

El medio se puede dividir en graso o seco. Son medios grasos los derivados del grafito y los lápices con mina grasa, incluyéndose dentro de esta clasificación los lápices cerosos solubles en agua. Los medios secos son los que son producto de maderas carbonizadas y de minerales; estos son el carboncillo, el lápiz carbón y la cresta.

Encaje de la figura

El encaje de la figura parte de un sistema totalmente lineal y constructiva, sin buscar ningún tipo de valoración, partiendo de un trazado de líneas al carboncillo, las cuales, para que sirvan de caja al modelado de las formas, se realizaran tomando la barrita plana entre los dedos índice, anular y pulgar; este tipo de sujeción permitirá un trazado firme, sin vacilaciones en el recorrido.

Por otro lado, tomando el carboncillo de esta forma, los movimientos de la muñeca se ven limitados, cosa que facilita un dibujo, no como el realizado en un pequeño papel, sino a grandes rasgos y con un dominio del gesto llevado por el brazo. La construcción de la figura debe plantearse buscando la caída de las articulaciones principales del cuerpo, las cuales tienen como eje principal la columna vertebral.

Estos ejes principales son el de la cadera y el de los hombros. A partir de la situación de este breve esquema, el entendimiento de la figura se concretara sobre el papel mucho más fácilmente.

Modelado de la figura a la sanguina

El desnudo es uno de los temas preferidos por la mayoría de los artistas. A partir de un modelo se pueden realizar múltiples investigaciones de iluminación, encuadre desde el punto de vista anatómico, de proporción o de análisis de la figura en escorzo.

modelado-de-la-figura-a-la-sanguina

Por otro lado, la sanguina es un medio de dibujo con una amplitud tonal muy alta; su difuminado es fácil y, por tanto, el posible trabajo de valoración tan solo queda supeditado a la propia capacidad expresiva del artista.

La sanguina presenta un color calido y, dada su opacidad, se permite el dibujo sobre papeles de color, cosa que puede llegar a enriquecer los tonos conseguidos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores