Archive for the ‘El carbón como estudio’ Category

El carbón como estudio

El carbón permite una aproximación directa a las formas del rostro, con la posibilidad de ser corregido en cualquiera de sus estadios de valoración. La técnica del carbón facilita la comprensión de los rasgos ya que la construcción tanto de la cabeza como del rostro se puede alterar según la conveniencia del artista.

Es decir, el estudio del rostro y del parecido puede resultar mas acertado en unas zonas que en otras; esto no representa mayor inconveniente, tan solo hay que sacudir con un trapo la zona errónea y volver a rehacer la línea o la mancha que compone el rasgo.

El retrato siempre puede ir precedido de estudios, para, de esta forma, entender con mayor exactitud el modelo. En estos estudios se debe intentar una aproximación a las proporciones y los rasgos, sin entrar necesariamente en la búsqueda del parecido; esto se podrá realizar posteriormente a partir de los estudios y anotaciones previos.

Valoración y volumen

el-carbon-como-estudio

La construcción del retrato siempre una cuestión que requiere su tiempo y la meditación sobre las formas del modelo. De todas maneras, es a partir de los continuos cambios y de la valoración que se va consiguiendo: el volumen y el parecido.

La valoración consiste en un trabajo paralelo a la construcción, que se encarga de repartir las luces y establecer las diferentes calidades de grises. Si en un principio se han dividido des zonas básicas de luz, ahora estas zonas de deben ir afinando hasta hallar las luces en su punto exacto; para ello hay dos herramientas básicas, la mano para difuminar y la goma de borrar maleable para abrir blancos y definir de este modo alguno de los rasgos que más van centrando el parecido, como la forma de la nariz y los pómulos.