Esquemas de composición

El dibujo es una herramienta perfecta para plantear los diferentes esquemas de composición ya que sirve de perfecta guía desde el primer trazado de líneas sobre el papel. El esquema de la composición equivale a los cimientos de un aditicio; depende de el que la estructura se sostenga en pie o que, por el contrario, esta composición se venga abajo. Es importante tener en cuenta estos esquemas de composición a la hora tanto de plantear un dibujo como cuando este esquema esta destinado a servir de pie a una obra pictórica.

No debe confundirse el encaje con el esquema. Debe entenderse que en un objeto, cuando se observa para su representación por primera vez, una sola mirada no suele ser suficiente para haberlo comprendido del todo, ya que el ser humano ve el mundo que le rodea de manera subjetiva.

Un niño cuando dibuja una casa lo hace superponiendo un triangulo sobre un cuadrado, aun cuando la casa que este viendo no tenga tejado; esto es producto simplemente de la memoria subjetiva.

Cuando se va a representar un modelo, no se debe hacer uso de la imaginación vaga, sino que se debe partir de la observación, aunque ello conlleve un gran esfuerzo.

Para ayudar a ese cometido, el artista suele recurrir a la esquematización, es decir, unas líneas sueltas que ayudan a comprender el modelo en el papel. Otro sistema de aproximación al modelo, mucho mas objetivo, es el encaje; un sencillo proceso que se encarga de reducir el modelo a través de líneas, a simples esquemas geométricos.

Anuncios

Modelado y difuminado

El modelado de las formas se realiza con dos sistemas básicos de dibujo: el degradado de tonos, planteado directamente con la barrita de sanguina y el difuminado, que se puede realizar directamente con el dedo sobre la sanguina, frotando suavemente hasta arrastrar parte del color en forma de un tono suave o bien el difuminado hecho con la barrita de difumino.

modelado-y-disfuminado

Al frotar con el dedo, la sanguina penetra en el poro del papel, creando un gris diferente al trazado con la barrita y perdiendo parte de la espontaneidad que pudiera tener el dibujo en su primera valoración pero, en cambio, este tipo de trabajos es necesario para el estudio de las luces en la anatomía humana.

Dibujo a caña

Dentro de los diversos medios dibujanticos, las tintas ocupan un importante papel entre los medios técnicos. La aplicación de la tinta en el dibujo se puede realizar de múltiples forma dependiendo del medio que se utilice; el dibujo a caña presenta unas características ir peculiares tanto en trazo como en forma.

La tradición del dibujo a caña se extiende hasta el arte oriental y perdura en nuestro tiempo como una técnica delicada y con carácter propio.

El trazo a caña

dibujo-a-cana

La caña permite la realización de muchos tipos de trazo, dependiendo de las necesidades del dibujo que se realice.

El trazo de la punta de la caña tiene una característica blanda por excelencia, lejos del trazado duro de la pluma metálica; sin embargo, valga la comparación, el trazo de la caña no permite las modulaciones inmediatas que permite la plumilla metálica.

El trazo de la caña es rico en posibilidades plásticas pues alterna dos condicionantes básicas, la presión y la cantidad de tinta que pueda llevar cargada otra cuestión es la de alternar estas dos posibilidades básicas con el hecho de que la tinta se encuentre aguada; permitiendo en este caso no solo la intervención textura da del negro, sino también la propia graduación de grises en el trazo.

Herencia expresionista

En las técnicas de dibujo contemporáneas se puede observar un arraigo de las técnicas expresionistas y de las influencias que produjeron las primeras vanguardias sobre el terreno pictórico.

Sobre un dibujo realizado de manera suelta se pueden aplicar en forma de trazados gestuales un cierto cromatismo sin que se llegue a perder el carácter dibujantico del asunto.

herencia-expresionista

Los fundidos de tonos, colores y formas se alternan con el trazo de las primeras impresiones, dando lugar a formas mas concretas. Aun cerca de la abstracción, el uso del dibujo a través de la mancha va acotando las formas más luminosas en reserva.

Barridos realizados con rotulador

El barrido es otra de las técnicas de creación de planos más utilizada con rotuladores. Se encortina barrido al efecto conseguido a partir del trazo del rotulador, cuando este sigue el ritmo del plano que está marcado.

Es decir se peina o barre un plano realizando trazos que siguen o remarcan la forma del mismo así se podrá realizar el barrido de una forma cónica remarcando el sentido circular de la curva del plano que forma tal figura.

El barrido remarca siempre el plano que forma, de manera que, tal como se puede observar en el ejemplo, una serie de planos concéntricos se realizan a partir del trazado en forma de radio de las gruesas líneas que lo forman.

Formas geométricas para componer

Los esquemas de composición más simples y prácticos son los que menos complicación ofrecen en su representación, o sea, la minima expresión de las formas o su reducción a esquemas geométricos.

De este modo resulta fácil situar los diferentes elementos esquematizados en el cuadro y establecer las diferentes proporciones existentes entre los diferentes objetos del modelo.

formas-geometricas-para-componer

Todos los elementos de la Naturaleza se pueden llegar a esquematizar dentro de formas simples que abarquen la totalidad de su contenido, pudiéndose posteriormente presentar un desarrollo mas avanzado de las formas.

Valoración

La valoración permite establecer en el papel a través de la monocromía, las zonas de volumen de los cuerpos a partir de la luz. El trabajo de valoración consiste en situar las diferentes gamas de grises de manera que se modelen las formas a partir de su representación plana, creando un efecto tridimensional.

Los diferentes medios dibujanticos permiten valoraciones de grises; dependiendo de su calidad de degradado unas veces se podrá difuminar un gris, otras se tendrá que recurrir a un proceso de tramado. Nada más propio de la técnica del dibujo tradicional que un elaborado trabajo de valoración.

Distintas gamas de grises

La valoración no se puede entender sin tener en cuenta que un solo lápiz puede generar una extensa gama de grises, pero a la vez cada dureza de grafito tiene unas posibilidades de grises determinadas, así como un negro máximo y un gris mínimo.

Las durezas de los diferentes lápices tienen un límite; por ello siempre que se trabaje un dibujo valorativo a base de lápiz grafito será conveniente disponer de varios lápices para, de esta forma, poder plasmar en el papel una mayor riqueza de tonos y no limitarse solo a los que ofrezcan una dureza determinada.

Valoración y tonos

valoracion

La valoración se comprende partir de establecer sobre a modelo dibujado una gama de grises lo suficientemente completa como para que la forma adquiera volumen, Los diferentes tonos parten siempre del tono del papel, a menos que se utilicen papeles de color y realces en Creta.

Los tonos más oscuros marcan la profundidad máxima de los volúmenes y las luces reflejan la zona en la que el torneado va indicando la proximidad o la dirección del foco de luz. En la valoración se deben tener en cuenta los juegos de contrastes, es decir, los contrastes simultáneos; un mismo tono de gris varía según la intensidad del tono más oscuro al lado del cual se situé.

Tinta aplicaciones técnicas

Entre las aplicaciones técnicas de la tinta en el dibujo, la aplicación de esta con pincel pluma o caña, plantea un tipo de dibujo con una gran amplitud de recursos.

tinta-aplicaciones-tecnicas

Con el pincel se permite la alternancia de dos lenguajes diferentes, el trazo y la mancha, desarrollándose dentro de cada técnica todo un amplio abanico de posibilidades plásticas como puede ser la modulación de la línea, el restregado del pincel, la mancha opaca o bien la transparencia a partir de la aguada.

El resto de los recursos técnicos como el estilógrafo, el rotulador, la plumilla metálica o la caña, tienen cada uno un lenguaje propio que merece la pena conocer para su aplicación al dibujo.

Aguatinta en la práctica

La base del dibujo es el trazo a partir de este gesto sobre el papel, se construyen volúmenes modelando la forma a base de acariciar el papel con el medio utilizado, o simplemente dibujando las formas con un trazo limpio y directo.

El trazado de la línea define las formas poniendo de manifiesto la actuación de la luz sobre estas, o bien perfilando su volumen contra el fondo. La aguada ha servido, por el contrario, para situar los diferentes planos del modelo realizando las valoraciones tonales propias del dibujo.

Apunte y encaje para tinta sepia

La tinta sepia permite un gran numero de valoraciones tonales, abarcando en su registro de grises una gama tan amplia que puede resolver cualquier plano de situación en el que se requiera representar una ambientación atmosférica.

Trabajo previo a cualquier desarrollo dibujantico, es el apunte o boceto; este se puede plantear con simples manchas que expliquen las formas separadas entre luces y sombras.

El apunte se puede realizar combinando un par de manchas con líneas que las unan. Entendidas las formas generales del modelo, se puede proceder a su encaje con un detallado dibujo en el cual no se debe realizar ningún tipo de valoración previa.

Cubrir superficies con trazos paralelos

La aplicación del rotulador con trazos anchos y paralelos es una de las formas más habituales de cubrir grandes superficies. Este sistema de trazado de grandes planos ahorra tiempo y alarga la vida del rotulador, pues si se realiza un trazado en forma de Z o de círculos, las superficies no solo se cubren de forma irregular, sino que también el rotulador se agota mucho antes, ya que involuntariamente se realizan varias pasadas por zonas que ya se han trazado anteriormente.

cubrir-superficies-con-trazos-paralelos1

Existen todo tipo de medidas y calidades de puntas de rotulador, estas abarcan desde las clásicas puntas cónicas de fieltro hasta una gran diversificación de calidades, tanto de tamaño como del material de que están compuestas.

De esta forma cuando se requiere cubrir una gran superficie de un tono determinado, basta con elegir el tamaño de punta adecuado; (entre los llamados rotuladores marcadores los hay hasta de dos centímetros de diámetro), y realizar un trazado de líneas paralelas superponiendo regularmente los bordes de las mismas.